El emotivo discurso de Ashton Kutcher en el Congreso de EEUU contra la explotación sexual infantil


El actor Ashton Kutcher ha hecho un llamamiento al Congreso de Estados Unidos para combatir la explotación sexual infantil, una lacra contra la que el intérprete lucha a diario desde su fundación Thorn.

“He estado en redadas del FBI en las que he visto cosas que nadie debería ver. He visto un vídeo de una niña de la misma edad que la mía [dos años] violada por un estadounidense que estaba en Camboya de turismo sexual”, afirmó Kutcher con los ojos llenos de lágrimas. “He conocido a víctimas traídas desde México, víctimas en Nueva York, en Nueva Jersey, por todo nuestro país”, agregó.

El actor protagonista de Dos hombres y medio Aquellos maravillosos setenta, compareció el miércoles en el Comité de Asuntos Exteriores del Senado de EEUU para pedir a los congresistas que apoyen los esfuerzos de su organización para combatir la explotación sexual infantil.

Fundada en 2012 por Kutcher y su entonces esposa, la actriz Demi Moore, Thorn es una organización que diseña software para localizar a las víctimas de la explotación sexual infantil en internet, principal mercado (63 %) de compra y venta de niñas y niños según uno de sus estudios. Kutcher explicó que una de las herramientas creadas por Thorn, llamada Spotlight, logró identificar a 6.000 víctimas en tan solo seis meses.

“La tecnología puede utilizarse para permitir la esclavitud, pero también para desactivarla. ¿Podemos diseñar unas herramientas mejores que las suyas para combatir lo que está sucediendo?”, dijo el actor ante el Comité. Kutcher reveló que, en una ocasión, el Departamento de Seguridad Nacional (DHS, por sus siglas en inglés) pidió ayuda a Thorn después de investigar durante tres años los abusos sexuales a una niña que entonces tenía siete y verse incapaces de encontrar al culpable.

“Éramos la última línea de defensa. Un actor y su fundación”, exclamó el actor, quien confesó que no pudieron ayudar al DHS a localizar a la víctima y que en ese momento eso le destrozó. “Durante los siguientes tres meses, tuve que acostarme cada noche pensando que esa niña seguía siendo víctima de abusos y que si hubiera creado el software correcto la hubiésemos podido salvar”, añadió.

Fuente: http://www.huffingtonpost.es/2017/02/16/ashton-kutcher-congreso-explotacion-sexual_n_14792826.html

Sexo con embarazadas mientras dan a luz 


La nueva moda del porno, cada vez más extremo: “Sexo con embarazadas mientras dan a luz”. Habíamos oído que cosa así se podían encontrar en la deep web pero no imaginábamos que ni tan siquiera las búsquedas aparecieran en Google. Búsquedas, que, por sí solas, demuestran que existe una demanda, y si hay demanda, ya ellos buscan la vía legal o ilegal de que haya oferta.

En India se venden los videos de violación a mujeres hasta por 3 centavos de dólar.

Vídeo


No podemos con este mundo totalmente deshumanizado. Más cultura del porno.
“En India se venden los videos de violación a mujeres hasta por 3 centavos de dólar.”

Ver noticia en https://youtu.be/x5K7AZp_L90

Lo más irónico de todo es que en Internet pueden encontrarse por millones gratis en cualquier página porno.

Lo llaman fantasía… Andrea Dworkin


MÁS QUE HARTAS de oír la FALACIA “el porno es fantasía”. No, no es fantasía, y eso sin meternos a criticar el efecto nocivo que tiene sobre nosotras la representación y la violencia que se ejerce contra la mujer en la pornografía.

 

 

Las falacias del discurso en torno al derecho al “trabajo sexual voluntario y autónomo”


El proyecto de constitución para la Ciudad de México inicia con una carta de derechos amplios y diversos: hay derechos sociales, culturales, familiares y económicos; así como derechos para grupos m…

Origen: Las falacias del discurso en torno al derecho al “trabajo sexual voluntario y autónomo”

Las falacias del discurso en torno al derecho al “trabajo sexual voluntario y autónomo”


Toda historia es contemporánea

El proyecto de constitución para la Ciudad de México inicia con una carta de derechos amplios y diversos: hay derechos sociales, culturales, familiares y económicos; así como derechos para grupos marginalizados o minoritarios. En el primer artículo de esta carta se establece que: “La dignidad humana es inviolable. Todas las personas nacen libres e iguales en derechos. Su protección es el fundamento de esta Constitución y toda actividad pública o privada debe estar guiada por el respeto y garantía de los derechos humanos” (art. 8). En el siguiente artículo se afirma que “las personas gozan de los derechos humanos y garantías contenidos en esta Constitución, en la de los Estados Unidos Mexicanos, en los instrumentos internacionales de los que el Estado mexicano sea parte y en las leyes nacionales y locales” (art. 9 A1). Destaca que los derechos humanos son inalienables, imprescriptibles, irrenunciables, irrevocables y exigibles” (art. 9 B2).[1]

Ver la entrada original 3.739 palabras más

Información sobre esta página


Aun estando totalmente a favor del erotismo, la libertad y la educación sexual, esta página no sólo es “crítica” con la mayor parte de la pornografía actual (por violentar y humillar constantemente la imagen de las mujeres, reduciéndolas a vulgares objetos sexuales de consumo, y por mostrar una visión agresiva, sesgada e irresponsable de la sexualidad), también lo es con todo el sistema capitalista y patriarcal y sus medios, que promueven la violencia machista, sexual, física y psicológica contra mujeres y niñas. 

En los últimos años no han dejado de aumentar el número de agresiones sexuales y víctimas de violencia de género en todo el mundo, en el caso de los menores el aumento de casos es realmente alarmante. En algunas comunidades españolas como la valenciana, los abusos y violaciones de menores a menores han aumentado hasta un 85% en los últimos 10 años.

Escena de violación de la serie de TV True Blood

Escena de la serie de TV True Blood

Casualmente, el tiempo aproximado que hace que hay Internet en todas las casas con acceso libre y sin restricciones de menores al porno más duro, tiempo donde tampoco han dejado de crecer el número de series, películas, vídeo juegos, etc, donde se cosifica, se estereotipa, se viola, se maltrata y se matan mujeres por diversión. Gran cantidad de expertos apuntan a este material como uno de los causantes del incremento de la violencia de todo tipo contra las mujeres y niñas/os. El material dirigido a menores,  es especialmente peligroso porque está moldeando las psiques de los niños que serán los próximos adultos, de ahí que la violencia sexual y de género entre menores y adolescentes no deje de crecer.

enhanced-1041-1417611625-2

Muchos vídeo juegos convierten la violencia contra las mujeres en diversión. Esta captura es de Grand Thef Auto, vídeo juego donde se anima a los gamers a cometer agresiones sexuales y asesinatos

Sigue leyendo

El triunfo de los pornógrafos


“Dedicado especialmente a las personas de izquierda”

JULIO 2016 por LIERRE KEITH, traducción de Ana G. Aguilar

60 Playmate Bunnies Celebrate Playboy's 60th Anniversary

LOS ANGELES, CA – ENERO 16: Hugh Hefner (C) posa con las conejitas  Playboy (Foto de Rachel Murray/Getty Images para Playboy)

El triunfo de los pornógrafos es una victoria del poder sobre la justicia, de la crueldad sobre la empatía, de los beneficios sobre los derechos humanos.

Podría hacer declaraciones contra Walmart o McDonalds y los progresistas estarían ansiosamente de acuerdo. Todos entendemos que Walmart destroza las economías locales, y que ha provocado un empobrecimiento implacable de las comunidades a lo largo de los EEUU, ya casi completado. Y que esto, también depende de las condiciones de semi esclavitud de los trabajadores en China para producir las montañas de basura barata que vende Walmart, y, finalmente, del crecimiento sin fin del modelo capitalista que está destruyendo el mundo.

Nadie en la izquierda afirmaría que la basura barata que produce es sinónimo de igualdad o libertad. Nadie defiende a Walmart diciendo que los trabajadores chinos o americanos, quieren trabajar allí. Los izquierdistas entienden que la gente hace lo que tiene que hacer por una cuestión de supervivencia, que cualquier trabajo es mejor que ningún trabajo, y que el salario mínimo y la ausencia de beneficios son causa de revolución, no hacen una defensa de dichas condiciones.

Lo mismo con McDonalds. Nadie defiende lo que McDonalds hace a los animales, a la tierra, a los trabajadores, a la salud humana, y a nuestras comunidades, señalando que la gente delante de la grasa hirviendo consiente en sudar todo el día, o que los granjeros de cerdos firman “voluntariamente” contratos que casi no les da para vivir. El asunto no está en el consentimiento, sino en el impacto social de la injusticia y en la jerarquía, en cómo las corporaciones son, esencialmente, armas de destrucción masiva. Enfocarse en el momento de la elección individual no nos llevará a ningún lado.

El problema son las condiciones materiales que hacen que llevar a una persona a quedarse ciega en una factoría de micro chips en Taiwán, sea la mejor opción para algunas personas.“Esas personas son seres vivos”, reivindican los izquierdistas apelando a los derechos humanos como argumento base y como estrella guía: nosotros sabemos que las mujeres taiwanesas no son diferentes de nosotros en ningún aspecto realmente importante, y si cegarse por unos céntimos sin descanso ni para ir al baño fuera nuestra mejor opción, estaríamos ante una difícil situación.

¿Y las mujeres soportando dos penes empujando en su ano? No es ninguna exageración, ni “ponerse en lo peor”, algo de lo que son acusadas muchas feministas. El “doble-anal es de lo más normal en el “gonzo”, el porno hecho realidad gracias a Internet, el porno que no necesita un argumento, el porno que, arrolladoramente, prefiere la mayoría de hombres. Esa mujer, justo como la mujer que ensambla computadoras, sufrirá daños físicos permanentes con una alta probabilidad. De hecho, la media de lo que aguantan las mujeres en el porno gonzo son tres meses, antes de que su cuerpo diga “hasta aquí”. Así de castigadores son los actos sexuales requeridos. Cualquiera con conciencia, en lugar de una erección, puede entenderlo con sólo verlo. Si pasas unos minutos viéndolo –no masturbándote con él, sino viéndolo de verdad – podrías estar de acuerdo con el profesor Robert Jensen en que “la pornografía es lo más parecido al fin del mundo”:

“Con eso no me refiero a que la pornografía vaya a traernos el fin del mundo, no tengo visiones apocalípticas. Ni quiero decir que de todos los problemas sociales con los que lidiamos la pornografía sea el más amenazante. En su lugar, lo que quiero sugerir es que si tenemos el coraje de mirar honestamente a la pornografía actual, captaremos un guiño – de una forma muy poderosa y visceral – de las consecuencias de los sistemas opresores en los que vivimos. La pornografía es a lo que se parecerá el fin si no revertimos el curso patológico por el que vamos en esta sociedad patriarcal, de supremacía blanca, y de corporaciones depredadoras y capitalistas.

Imagina un mundo en el que la empatía, la compasión y la solidaridad – las cosas que hacen posible una sociedad humana decente – están final y completamente aplastadas por una sociedad individualista, y emocionalmente separada por la búsqueda del placer inmediato. Imagina esos valores acabados en una sociedad estructurada por múltiples jerarquías en las cuales las dinámicas de dominación/subordinación dan forma a las relaciones y a nuestra interacción…

Cada año mi sensación de desesperación se acentúa al ver el camino por el que la pornografía y nuestra cultura pornográfica nos lleva. Esa desesperación está enraizada, no en el hecho de que un montón de gente pueda ser cruel, o en que un número de ellos, aún a sabiendas obtengan placer de esa crueldad – los humanos siempre han tenido que lidiar con ese aspecto de nuestra psicología-, sino en ¿qué pasa cuando la gente ya no puede ver la crueldad, cuando el placer en la crueldad ha sido tan normalizado que ha quedado invisibilizado para muchos? ¿Y qué pasa cuando para una parte considerable de la población masculina de nuestra sociedad esa crueldad se vuelve una parte rutinaria de la sexualidad, definiendo las partes más íntimas de nuestras vidas?”

Lo que todos los izquierdistas necesitan hacer es atar cabos de la misma manera que hacen con cada una de las demás formas de opresión. Las condiciones materiales que los hombres crean como clase (la palabra es patriarcado) se traducen en que en EEUU la violencia machista es el delito violento más comúnmente cometido: hombres maltratando mujeres. Los hombres violan a una de cada 3 mujeres, y abusan sexualmente a una de cada 4 niñas antes de los 14 años. El número uno de perpretadores de abusos sexuales a niños se llama“Papá”.

Andrea Dworkin, una de las mujeres más valientes de todos los tiempos, entendió que esto era sistemático, no personal. Ella vio que las violaciones, el maltrato, el incesto, la prostitución y la explotación reproductiva trabajan todas juntas para crear una barricada de “terrorismo sexual”en el que todas las mujeres son forzadas a vivir. Nuestro trabajo como feministas que forman parte de una cultura de resistencia, no es aprender a erotizar esos actos; nuestra tarea es tirar ese muro abajo.

De hecho, los hombres de la derecha y la izquierda se alían para hacer un cómodo mundo para sí mismos que sepulta a las mujeres bajo condiciones de subordinación y violencia. Criticar la supremacía masculina trae acusaciones de censura, conservadurismo, puritanismo, y de ser aguafiestas, pero si eres capaz de ponerte en el lugar de las mujeres, verás que la derecha y la izquierda se alían para crear la misma hegemonía sin fisuras.

Gail Dines escribe, “Cuando critico a McDonalds, nadie me llama anti-comida.” La gente entiende que lo que esta siendo criticado es una serie de relaciones sociales injustas – con componentes ideológicos económicos y políticos – que crean más de lo mismo. McDonalds no produce comida normal. Manufactura industrialmente un producto para obtener beneficios capitalistas. No hay diferencia con los pornógrafos. Los pornógrafos han construido una industria de $100 billones anuales, vendiendo, no sólo sexo como una mercancía, que sería ya lo suficientemente horrible para nuestra humanidad colectiva, sino crueldad sexual. Ese es el corazón profundo del patriarcado, el lugar que los izquierdistas temen tocar: la supremacía masculina coge actos de opresión y los convierte en sexo. ¿Acaso puede haber un premio más poderoso que el orgasmo?

Y como se siente tan visceralmente, tales prácticas son defendidas (en el extraño caso de que una feminista sea capaz de exigir una defensa) como “natural.” Incluso cuando es envuelto con racismo, muchos en la izquierda se niegan a ver opresión en la pornografía. “Putitas latinas, o Trafica a mi adolescente negra no les provoca indignación alguna, excepto placer sexual al consumir dicho material. Una sexualidad basada en la erotización de la deshumanización, en la dominación, en la jerarquía, atrae otras jerarquías y encuentra riqueza en la explotación del racismo. Lo que nunca hará, es construir una sociedad igualitaria de cuidados y respeto, el mundo que los izquierdistas dicen perseguir.

A escala global, el cuerpo desnudo de las mujeres – demasiado joven y demasiado delgado como para soportarlo – está en venta en todos lados, definiendo la edad y la imagen correcta de las mismas, y como una realidad brutal: las mujeres y las niñas son ahora el producto número uno en ventas en el mercado negro global. De hecho, hay países cuyos presupuestos se sustentan completamente en la venta de mujeres. ¿Es la esclavitud un entretenimiento sexual o un abuso de los derechos humanos? ¿De qué sirve un movimiento de cambio social que no es capaz de ver eso?

Necesitamos exponer nuestras reivindicaciones como personas que apuestan por la libertad, no la libertad de abusar, explotar y deshumanizar, sino la libertad de no ser degradadas en una cultura que celebra la violación.

Esta es la bancarrota moral de una cultura construida sobre la violación y sus subyacentes privilegios. Una ligera variante del Romanticismo, sustituyendo la emoción por el deseo sexual inmediato y un “estado natural”de privilegios. Su versión sexual es una herencia directa del “movimiento bohemio”, quienes comenzaron a exhibir en público representaciones de“transgresoras y desmesuradas atrocidades sexuales”. Gran parte de esta filosofía, inspirada en el ejemplo del Marqués de Sade, torturador de mujeres y niños. Aún así, fue tildado de ser la base e inspiración de escritores como “Baudelaire, Flaubert, Swinburne, Lautréamont, Dostoevski, Cocteau, y Apollinaire” así como de Camus y Barthes. Camus escribió, “Hace dos siglos… Sade exaltó las sociedades totalitarias en nombre del la libertad desenfrenada. Sade también presentó una teoría cercana a la Voluntad de poder de Nietzsche. En última instancia, su ética defiende“las raíces eróticas del fascismo”.

Una vez más, es hora de elegir. Las advertencias están ahí y es hora de escucharlas. Los estudiantes universitarios de hoy tienen un 40% menos de empatía que los de hace veinte años. Si la izquierda quiere articular una verdadera resistencia, una resistencia contra el poder, que rompe huesos y corazones, ríos y especies, tendrá que escuchar – y conocer finalmente – esta valiente frase de la poetisa Adrienne Rich: “Sin ternura, estamos condenados.”

Este ensayo ha sido extraído del capítulo 4 Cultura de resistencia , Deep Green Resistance (La profunda resistencia verde) de Lierre Keith.

KEITH.TAGS: CULTURE OF RESISTANCEDEEP GREEN RESISTANCELIERRE KEITHPORNPORNOGRAPHYTHE LEFT

Fuente original: http://www.feministcurrent.com/2016/07/26/the-triumph-of-the-pornographers/