Análisis del impacto social de la pornografía en la actualidad


“Según una reciente encuesta  más del 50 por ciento de los usuarios de porno online admitieron haber perdido el interés sexual por sus parejas.

Según el colectivo de abogados matrimonialistas en el 56% de las demandas de divorcio recientes se alegó como motivo de la ruptura la obsesión de uno de los miembros de la pareja por el uso de pornografía y contenidos similares en Internet”.

“La edad promedio de la primera exposición al porno hoy día es de 11, y bajando. Más del 90 por ciento de los niños y el 60 por ciento de las niñas han visto pornografía en línea. No es de extrañar, que, según Bravehearts, organización para la prevención del abuso sexual en niños, alrededor de un tercio de todo el abuso sexual  este siendo en la actualidad perpetrado por menores de edad”.

SEXISMO Y RUPTURAS

Alguien ha entrado como un elefante en  una cacharrería en la cuestión de violencia machista. Aunque tal vez sería mejor describirlo como una vaca sagrada. Estoy hablando de la pornografía.

¿Sabía que casi el 90 por ciento de la corriente principal del porno es violento principalmente contra las mujeres y niñas?

Un análisis de la pornografía más vendida, vista y descargada mostró que el 88 por ciento de las escenas contienen agresión física (principalmente nalgadas, náuseas forzadas mediante la asfixia con el pene o manos, bofetadas, etc) y el 49 por ciento de las escenas contienen agresión verbal contra las mujeres.

La campaña Man Up, cuyo objetivo es reducir la violencia contra las mujeres centrándose en las actitudes masculinas, recalcó que el porno debe ser reconocido como un factor que está contribuyendo a esa violencia.

Algunos como Dawn Hawkins, director ejecutivo del Centro Nacional contra la Explotación Sexual en los EE.UU., han resaltado la relación directa: “Es un hecho indiscutible que ha aumentado la violencia sexual en los campus universitarios, en nuestras fuerzas armadas, en las familias y en la calle… diríamos que la pornografía está ampliamente conduciendo a ello”.

La australiana del año, Rosie Batty, víctima de abusos por su propio padre y activista contra la violencia machista, ha denunciado en numerosas ocasiones la misma conexión.

Por supuesto, no estamos diciendo que todos los usuarios de porno sean culpables directos de perpetuar la violencia, ¿pero no están acaso los usuarios de porno apoyando un mecanismo que la produce? Y ¿qué mensaje se está dando a los niños? Como psiquiatra de Gold Coast, Michelle Fryer, especialista en la infancia y la adolescencia dijo: “En líneas generales el porno representa a los hombres de manera agresiva y dominante, y a las mujeres de una forma sumisa, y ese no es el estado mental con el que queremos que nuestros niños crezcan”

Más del 70 por ciento de los hombres accede regularmente a la pornografía. Según pornhub.com, el 82 por ciento de los visitantes del sitio porno son hombres. Sí, algunas mujeres usan porno pero sigue siendo predominantemente una cosa de hombres.

La pornografía nunca ha sido tan accesible y estado tan generalizada como en la era digital.

La edad promedio de la primera exposición al porno hoy día es de 11, y bajando. Más del 90 por ciento de los niños y el 60 por ciento de las niñas han visto pornografía en línea. No es de extrañar, que, según Bravehearts, organización para la prevención del abuso sexual en niños, alrededor de un tercio de todo el abuso sexual  este siendo en la actualidad perpetrado por menores de edad.

El porno distorsiona las opiniones de los jóvenes sobre su cuerpo, la sexualidad, las relaciones y su valor como personas. Puede provocar un daño permanente.

Independientemente de que el la homosexualidad sea una opción de vida totalmente válida y en muchos innata, se están dando numerosos casos de chicas adolescentes  que acceden a tener relaciones lésbicas bajo la coerción de sus parejas chicos, con el simple objetivo de cumplir las fantasías heteropatriarcales de ellos.

¿Cómo afectará esto en el futuro? Aquí tenemos un avance de lo que ya está ocurriendo, más del 50 por ciento de los usuarios de porno admitieron en una reciente encuesta haber perdido el interés sexual por sus parejas, y según el colectivo de abogados matrimonialistas en el 56% de las demandas de divorcio se alegó como motivo de la ruptura la obsesión de uno de los miembros de la pareja por la pornografía.

¿Y qué hay de las actrices porno?

Una vez que entran en la industria, al igual que ocurre con las mujeres prostituidas, tienen altas tasas de abuso de sustancias, por lo general de alcohol y cocaína, altas tasas de depresión, trastornos límite de personalidad, tienen un riesgo mucho mayor de contraer enfermedades de transmisión sexual (incluido el VIH), así como de sufrir violencia machista. No es tan divertido inofensivo como nos han hecho creer. Sin embargo, nosotros como sociedad somos muy reacios a llamarlo por lo que verdaderamente es:  violencia machista.

Observemos la película Cincuenta Sombras de Grey, que recientemente batió records de taquilla, y que no es más de una prueba de tantas de que el cine es una de las máquinas de propaganda más potentes de la violencia sexual contra mujeres y niñas.¿Cómo puede la sociedad apoyar plenamente algo tan claramente en desacuerdo con los valores comunes de respeto y dignidad humana?

La prostitución encaja en el mismo saco también. Como individuos y como sociedad muchos hemos sucumbido al espíritu de la hipocresía – creer una cosa y hacer o aceptar la contraria.

Afortunadamente hay señales de cambio. Debido al incremento de las agresiones sexuales llevadas a cabo por parte de los estudiantes varones, el mayor campus de la Universidad  de Melbourne, Ormond College, recientemente prohibió el acceso a la pornografía. Al igual que ha hecho la gigante cadena de hoteles Hilton quien eliminó los vídeos porno de su oferta televisiva, según anunció recientemente el Centro Nacional de Explotación Sexual: “Queremos dar las gracias públicamente a Hilton por esta decisión de dar un paso al frente contra la explotación sexual. La Pornografía no solo contribuye a disparar la demanda de tráfico sexual de mujeres, que es una seria preocupación que ocurre entre las paredes de los propios hoteles, sino que también contribuye a la explotación sexual de niños, violencia sexual y adicciones de por vida”, dijo Dawn Hawkins,  director ejecutivo del grupo en un comunicado del 17 de Agosto.

Aún queda mucho por hacer.

A nivel de sociedad  necesitamos más héroes masculinos como Ran GavrieliJackson Katz o Russell Brand dispuestos a hablar: “Yo sé que la pornografía está mal … si tuviera el dominio total sobre mí nunca la utilizaría de nuevo … está afectando mi habilidad para relacionarme con las mujeres …”

Necesitamos más activistas  como Gail Dines o Diana Russell, y más mujeres y hombres  que se atrevan a  denunciar y hablar sobre cómo se sienten acerca de la pornografía en la pareja y del impacto que tiene sobre su relación.

Las personas con adicciones deberían saber dónde encontrar ayuda. Los proveedores de servicios de Internet deberían seguir el ejemplo de Gran Bretaña en hacer del porno un “opt in”, es decir que sólo un adulto mayor de 18 años  pueda activar el acceso a la pornografía desde el router que viene bloqueado de fábrica, en lugar de darlo “por defecto”, permitiendo que niños accedan a contenidos inapropiados y traumatizantes para su edad.

Los gobiernos deben apoyar las iniciativas que reducen el acceso al porno en general, especialmente de los niños. Los programas y los medios deberían alentar y enseñar a los jóvenes lo que es el respeto por las mujeres y todas las personas. Esto tiene que empezar en casa y los progenitores  son un ingrediente clave.

Estos cambios no ocurrirán de la noche  a la mañana, y no va a suceder mientras que nosotros como sociedad veamos el porno como divertido e inofensivo. Sus consecuencias destructivas seguirán creciendo. La responsabilidad recae sobre todos nosotros y sobre todo sobre los hombres.

Fuente: Culture Reframed

Traducción de Ana Aguilar para Stop a la Cultura del Porno, un blog de Plataforma Anti Patriarcado

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s